Alba Calero, de ganar dos bronces mundiales a árbitro internacional

8 de Julio de 2019

Durante los World Roller Games2019, Alba Calero es la única árbitra española que pita en partidos de Hockey Línea. Calero ya ha participado en el Campeonato del Mundo júnior y ahora lo hace también en la competición senior, tanto en categoría femenina como masculina.

A pesar de ello, la española no sólo destaca por señalar infracciones con un silbato, sino también por su trayectoria como jugadora de esta disciplina. Y es que la ex del CPL Valladolid, entre otros, contribuyó a ganar las primeras medallas para la selección española en Mundiales de Hockey Línea.

Alba Calero tampoco es una árbitra cualquiera. Hace dos años que es la presidenta de la Comisión de Árbitros del CERILH (European Roller In Line Hockey Committee), entidad para la que fue elegida por el mismo ente europeo. Desde 2017 supervisa las actividades de este comité, tarea que combina con la de arbitraje en la liga española Élite. La de Esplugues considera que es un honor y un cometido muy gratificante ser jueza, aunque le gustaría ver más representación femenina en su posición: "A nivel nacional sólo somos cuatro o cinco".

Como ex jugadora de este deporte, la catalana comenzó su trayectoria en Sant Joan Despí, concretamente en CH Jujol. También pasó por el AE Sant Andreu, pero fue en Valladolid donde consiguió tres ligas. Además, Alba vistió el rojo y amarillo como internacional con la selección española, y con resultados satisfactorios. Ganó dos medallas de bronce en los Mundiales de Colombia (2012) y de Francia (2014), galardones históricos para el equipo nacional, ya que hasta entonces ningún conjunto español sénior de Hockey Línea había subido al podio.

Un aspecto que tiene muy claro actualmente respecto a cuando era jugadora es que un oficio no tiene relación con el otro: "Cuando jugaba sólo me preocupaba por jugar, no estaba pendiente del trabajo de los árbitros. Ahora, en cambio, intento tener en cuenta cada situación para que el partido vaya lo mejor posible respetando su ritmo", concluye la presidenta del CERILH.

FOTOS: S. Akimova/WRG


Noticias relacionadas